Sobre problemas en la Iglesia (I)

Sobre los 3 bautizos de Agosto de 2010

Como la gente somos así y siempre pensamos mal, hay personas que piensan que si el cura no vino el otro día a oficiar el Bautizo de los niños fue por que eran mis nietos.

¡Hombre! Rencoroso y otros muchos calificativos que se le podrían adjudicar sí que es, pero no tiene por qué llegar a tanto. Lo que es, es, lo que no, no es.

Sucedió que uno de los días que fui hablar con él, le comenté que tenía tres nietos para Bautizar, a lo que él me contestó que no había ningún problema.

Le comenté que era Sábado, entonces me dijo que los Sábados no salía a ningún pueblo.

Yo le dije que no pasaba nada porque ya me mandarían a otro cura. Él me contestó: que el Obispado tampoco los mandaba.

Yo le dije: que sí, que me habían dicho que sí, que había curas que se habían ofrecido a bautizarlos, por lo tanto que estuviera tranquilo, porque yo tenía curas en caso de que él no pudiera, o no quisiera venir.

Como faltaban dos meses, me dijo que faltaba mucho tiempo y que ya lo pensaríamos.

Como yo no estaba en el pueblo, un día fue mi hijo a recoger los documentos para rellenar, fue entonces cuando le dijo a mi hijo: «Dile a tu madre, que llame al Sr. vicario para que mande a otro cura, porque yo en esa fecha estoy de vacaciones». Yo así lo hice, y como Benito se había ofrecido, ¡ya teniamos cura!.

El de aquí quería un mes de vacaciones, y como sólo le dieron quince dias, para el bautizo de mis nietos estaba aquí, pero como teníamos otro cura, él no pudo Bautizarlos.

Y esta es la Historia Sres. Él se lo perdio y otro se lo ganó: tener la oportunidad de Bautizar a tres niños a la vez, por estos pueblos es muy dificil, y D. Benito lo hizo con tal alegria, que todos estuvimos contentos y alegres, sin echar en falta a nadie.

Sobre retirar las flores tras el bautizo y sobre negar el acceso a la Sacristía

En cuanto a otro comentario: «QUÉ POCA VERGÜENZA TUVIERON EL LLEVARSE TODAS LAS FLORES DE LA IGLESIA.«

Yo pienso que menos vergüenza tuvieron las dos que el día anterior no me dejaron las llaves de la Sacristía, ¿qué pensaban?, ¿que me iba a llevar lo que no era mío?

No hombre, no, que si alguna vez me he llevado algo, es porque era mío, como mías son ciertas cosas que tengo en la Sacristía y que algún día me llevaré.

Pienso que sabiendo todo lo que yo he trabajado dentro de la Iglesia, os tenía que haber dado vergüenza el hacer lo que hicísteis, ¿Para qué queremos el baño dentro de la Sacristía? ¿Para ir al bar de Miguel o traer el agua de las escuelas?

¡Hombre! Cuando no lo había, estaba bien, pero ahora que lo hay, como que estamos peor,… NO SE PUEDE HACER UN PISS, hay que ir al bar, cuando una arregla la Iglesia.

Un saludo.

Rosa María

Un comentario:

  1. Hay que reconocer el temple que tienes, Rosa María: la fuerza y la claridad con la que enfrentas los problemas.
    Desde luego, es la única manera de resolverlos: llamando a las cosas por su nombre, preguntando cuando no se sabe y exponiendo lo que se conoce, poniendo las cartas sobre la mesa y boca arriba para que todo el mundo las veamos con claridad, con transparencia. TRANSPARENCIA es la palabra clave, abandonando la hipocresía, fomentando el diálogo para intentar juntos afrontar lo que hay e intentar así resolver los problemas que se vayan presentando.
    Te conocí el otro día y me has transmitido cercanía, honradez, sencillez, transparencia, fuerza, constancia, autenticidad, temple (¿temple? ¿De qué me suena eso?… ¿No serás la «Virgen del Temple», digo del Templo? 😉 Perdona, es una broma que solita sobre la marcha ha salido 🙂 ).

    Te invito a que sigas contándonos aquellas cosas que no funcionan o que es posible solucionar entre todos con un mínimo de buena voluntad por parte de todos.

    (Invito igualmente al párraco actual del pueblo y a quienes cuidan de la Iglesia para que participen si tienen algo que comentar al respecto de tus palabras, eso sí, manteniendo la cordura, el respeto y ganas de resolver problemas. En este blog no se permitirán insultos gratuitos o conversaciones banales que no lleven a ningún lado).

    Gracias por dar claridad, para que los rumores desaparezcan, para que esta práctica nos ayude a todos a limpiar nuestra mente rancia tan propicia a regodearse en cotilleos, que para lo único que sirven es para que los problemas de convivencia aumenten. Hablando CLARA y DIRECTAMENTE podemos resolver cualquier cosa que se nos cruce por delante, pero…
    Obviamente, para resolver los problemas hay que tener algo que echamos de menos en pueblo: VALOR. El querer reconocer lo que hay públicamente, y ver cada uno desde nuestra propia voluntad y generosidad qué podemos hacer para mejorar nuestra convivencia, nuestro día a día.

    • VALOR… para no mirar para otro lado cuando alguien pide ayuda o hay algo que resolver.
    • VALOR… para no dejar sin resolver problemas que se puedan acometer hoy.
    • VALOR… para pedir perdón públicamente cuando nuestra conciencia nos dice que nos hemos equivocado.
    • VALOR… para reconocer públicamente lo bueno que los demás muestran.
    • VALOR… para llamar a las cosas por su nombre y dejar de actuar por propio interés, exclusivamente.
    • VALOR… para dejar miedos del pasado que no llevan a ninguna parte.
    • VALOR… para recuperar tu pueblo del olvido.
    • VALOR… para sentir que apoyar a tu pueblo, a tu gente, no es una cuestión de réditos, no es una cuestión de en qué me beneficia, ni si me conviene o deja de convenirme, es una cuestión de DIGNIDAD.
    • VALOR… para ser auténtico, aunque los demás no piensen como yo o yo como ellos.
    • VALOR… para convivir de la mejor manera que sea posible… Siempre hay algo que podemos hacer por mejorar nuestro día a día.
    • Pero para ello, HAY QUE TENER VALOR, salir del anonimato donde se oculta la masa estéril y arrimar el hombro junto a los demás, preguntándome a mí mismo ¿qué puedo hacer por mi pueblo? pues los problemas debemos solucionarlos entre todos, no sólo entre los 7 concejales que tiene el Ayuntamiento. No son un problema de 7, ni de la Secretaría, ni de los 325 vecinos censados, ni tan siquiera de los familiares, ni amigos… que juntos podemos sumar 3.500 o 4.000 personas: TODOS SOMOS EL PROBLEMA y TODOS SOMOS PARTE DE LA SOLUCIÓN.

    Os animo a todos para que sumemos y optimicemos esfuerzos para allanar el camino y crear el pueblo que nos gustaría HOY, pensando en las posibilidades de futuro para nuestros hijos. No hay excusa posible, cada uno de vosotros tiene que dar un paso al frente: sólo depende de vuestra propia decisión: lo demás son falacias inexcusables. Os pido autenticidad, confianza en vosotros mismos y decisión.

    Un abrazo para todos.

    Roberto Sastre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.