Miranda do Douro rompe fronteras

Fuente: La Opinión de Zamora.
Fecha: 14/10/2019.


Vecinos de pueblos sayagueses y alistanos aprovechan la proximidad y el buen servicio de la piscina climatizada del municipio luso, que ya registra más usuarios zamoranos que portugueses

Hablar de Miranda do Douro en Aliste Sayago es referirse casi a un pueblo más de los suyos, sin frontera por medio. Un lugar donde los zamoranos de la «Raya» se sienten como en casa. Esa cercanía, tanto física como emocional, se afianza día a día hasta el punto de que sayagueses y alistanos encuentran en la villa portuguesa no solo un espacio de ocio o esparcimiento en días festivos, también un lugar donde desarrollar actividades de su día a día.

La prueba más evidente está en la piscina climatizada de Miranda do Douro, una instalación de lujo en el contexto del mundo rural y a «tiro de piedra», que ya registra más de la mitad de los usuarios procedentes de la provincia de Zamora. Niños y adultos acuden semanalmente a los cursos de natación o aquagym programados por la Cámara Municipal de Miranda (el equivalente al Ayuntamiento) y otros simplemente a nadar. Lo que comenzó hace unos cuatro años como algo casi anecdótico –eran contados los alistanos y sayagueses que cruzaban la frontera para ir a la piscina climatizada– ha ido tomando auge y hoy la instalación deportiva causa furor en la zona.

Desde Sayago adultos y niños de Bermillo, Torrefrades, Torregamones, Muga, Villardiegua o Fresno de Sayago se desplazan cada semana compartiendo coches. También desde Alcañices o Moveros, en la comarca alistana se benefician de un servicio que en Zamora solo tendrían si se desplazan hasta la capital.

Los portugueses de las zona de Miranda do Douro no pueden decir lo mismo. La villa mirandesa, a 28 kilómetros de Bermillo, 30 de Alcañices y 19 de Moveros, ofrece unas instalaciones a la altura de una capital y la Cámara Municipal desarrolla una exitosa gestión que ha permitido rentabilizarlas.»La construcción de la piscina climatizada fue costosa y el mantenimiento de una infraestructura de estas dimensiones también, unos 20.000 euros mensuales; hubo unos años que tuvimos que cerrar porque era imposible, no era rentable» explica Artur Nunes, presidente de la Cámara mirandesa.

El replanteamiento, abriendo las instalaciones a usuarios de todo el territorio transfronterizo, es todo un éxito y los habitantes de este espacio rural en el área fronteriza agradecen el servicio. Además desde el municipio portugués se han suscrito convenios con residencias de ancianos de la zona española para que los mayores también puedan hacer uso de las instalaciones.

«Tratamos de gestionar este recurso de la mejor manera y aprovechar todas las posibilidades porque así nos beneficiamos todos; para nosotros cuantas más personas acudan mejor» declara Artur Nunes, un convencido de la cooperación entre portugueses y españoles, de la que hace gala y practica siempre que puede. «La gente valora la relación a nivel institucional y la disposición de los servicios para los pueblos cercanos como se está demostrando con la piscina; es algo que se podría extender a otros ámbitos» defiende Nunes.

«Estamos encantados de ir a la piscina climatizada de Miranda, tienen unas instalaciones buenísimas, están genial de precio y los monitores son de diez» expresa una de las usuarias sayaguesas.

Precios sumamente atractivos como son los 11,95 euros mensuales, con un rebaja de dos euros para los jubilados, mientras que los niños pagan 8,95 euros; y de 1 a 3 euros por entrada libre.

Con buena instalación, buen servicio y buen precio el «boca a boca» corre como la pólvora y temporada a temporada la piscina climatizada de Miranda do Douro va ganado usuarios. «Hay jubilados de Sayago, de 70 y 80 años que han aprendido a nadar allí» comenta una sayaguesa, encantada de enfundarse el bañador dos días a la semana para disfrutar de la piscina.

Como ella, muchas madres acuden con sus hijos, que aprovechan los cursos de natación y perfeccionamiento sin necesidad de hacer muchos kilómetros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *