Hemeroteca 1929/07/31: «Flautazo» y dura pedrada de Clara Alfonso a Manuel Segurado

Hemeroteca... En Torregamones, un día ocurrió lo siguiente...

HEMEROTECA

Una muchacha medio mata a un muchacho

LA VOZ DE MADRIDMiércoles, 31 de julio de 1929. (Página 22)

la noticia en el periódico La VOZ de MADRID

ZAMORA, 30 (7 de la tarde)

En el pueblo de Torregamones, término de La Perdiguera, estaban guardando ganado los pastores Manuel Segurado Mateos, de trece años, y Clara Alfonso, de diez y siete. Los ganados de ambos se mezclaron, y Manuel, al intentar separar sus ovejas, hizo que se espantasen las de Clara, la cual cogió al chico y derribándolo en el suelo lo golpeó con una flauta. Luego cogió una peña de regulares dimensiones, y con ella le dio en la cabeza. Le produjo una herida en el frontal con hundimiento del cráneo y salida de la masa encefálica.

Manuel fué traído al hospital de Zamora, donde ingresó en estado agónico.

Corresponsalía: Febus.

Una pastorcita bravía

ABCMiércoles, 31 de julio de 1929. (Página 25)

la noticia en el periódico ABC

ZAMORA, 30 (6 de la tarde)

En el término de Torregamones, hallábanse guardando sus respectivas partidas de ovejas los muchachos Manuel Segurado Mateos, de trece años, y Clara Alfonso, de diez y siete. El ganado de ésta espantó el de aquél. El muchacho pretendió espantar el de la chica. Clara, enfurecida, derribó a Manuel y lo golpeó con una flauta; pero, viendo que no le produjo bastante daño, dejó caer sobre la cabeza del niño una gruesa piedra, produciéndole el hundimiento del cráneo, con salida de masa encefálica. Manuel ingresó, en estado agónico, en el hospital de Zamora.

Fuente:
Periódico La Voz de Madrid (Biblioteca Nacional de España).
Enlace al documento PDF:
Hemeroteca. La Voz de Madrid, 31/07/1929, página 8 (formato PDF) (12.314 KB)
Fuente:
Periódico ABC
Enlace al documento PDF:
Hemeroteca. ABC 31/07/1929, página 25 (formato PDF) (271 KB)

Redacción

4 comentarios:

  1. ¡¡JOOO!! Como para andarte con bromas con el ganado del vecino.

  2. ¿Y qué pasaría si los protagonistas fueran parientes de Rosa Mª y de muá?

    ¿Tendríamos que iniciar una guerra de clanes obligada, aunque nos llevemos bien los familiares y/o descendientes?

    Habrá continuación de esta noticia de hemeroteca, no os preocupéis, jajajajaja
    Abrazo
    Roberto Sastre

  3. Rosa María Llamas Segurado

    Jajajajajajaja…

    Pues sí, ¡Cómo te ries! ¿eh?… Roberto, cómo se nota que fue mi tío el perjudicado, !Anda que! si llega a ser la otra, no quiero saber cómo te habrías puesto. Seguro… seguro… que la guerra entre clanes estaba declarada 😉

    Bueno… Eso es algo que pasó hace ya mucho tiempo y aunque mi tío Manolo vivió toda la vida con esas señales en la frente, te puedo asegurar, que cuando alguna vez comentaba lo sucedido… Nunca lo hizo con rencor.

    Por lo tanto… ¿Qué motivos podríamos tener nosotros para declararnos la guerra entre clanes? ¿Por qué nos tendríamos que odiar tú y yo, por algo que hicieron otros y que si no hubiera sido por la hemeroteca, seguro que, al menos yo, no me hubiera enterado de, si la agresora era tu pariente o no?

    Nunca he podido entender esos odios o guerras entre clanes, pienso que las personas somos individuales y que si dos de ellas se pelean, no tienen por qué romper relaciones el resto de sus familias y vivir con esos odios y rencores toda la vida, siendo incluso miembros de la propia familia.

    !Que no! !Que eso ya no se lleva! Que hay que vivir la vida sin guardar rencores… Jajajajajajaja

    Un saludo

  4. Pues lo mismo pienso yo, hija.
    Que si dos personas «tienen problemas» el resto de familiares tenemos la obligación de mediar (en todo caso) para que resuelvan dicho problema si entre ambas no son capaces… no para agravarlo como suele ser lo más frecuente y por eso surgen las guerras de clanes…

    Pero tranquila, tranquila, que todavía queda una noticia más de la hemeroteca relacionada con este suceso jajajajajaja

    A ver qué me cuentas luego, cuando la publique a lo largo de las próximas semanas…
    😉
    Un abrazo
    Roberto Sastre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.