El Guernica en una nave ganadera

Fuente: La Opinión de Zamora.
Fecha: 02/04/2019

Leticia Miano, joven artista de Torregamones, inmortaliza la obra universal de Picasso en su pueblo y espera tenerla terminada en verano.

Apenas levantaba un palmo del suelo y ya mostraba destreza con el lapicero. Cualquier cosa o persona que le llamara la atención le valía para plasmar unos trazos. «Desde que era pequeñita siempre me ha gustado mucho pintar, era ver un dibujo, pensar y decir yo lo puedo hacer a mi estilo». La prometedora artista se llama Leticia Miano Tejedor, tiene 19 años, es de Torregamones y se enfrenta a su primera gran obra en su pueblo. Una reproducción del Guernica en la pared de una nave ganadera familiar.

Leticia, en plena faena esbozando las primeras líneas del Guernica de Pablo Picasso

Empezó el verano pasado, aunque a Leticia le rondaba la idea desde mucho antes. Porque la fascinación por la gran obra de Pablo Picasso nació hace años. Había visto numerosas reproducciones y leído mucho sobre el cuadro más universal del pintor malagueño, hasta que con 17 años, en una excursión con el Instituto de Bermillo donde estudió, cumplió su sueño de contemplar el óleo original en el Museo Reina Sofía de Madrid.

«Fue verlo y decir ¡madre mía!. Se lo conté a mi abuela, a mis padres. Es que es una obra sensacional, la historia que tiene, cómo Picasso pudo reflejar todo eso sin hacerlo de forma realista, cómo pudo transmitir tal cantidad de mensajes. Es que ves el Guernica, lo interpretas y te entra una emoción… Empiezas a mirar el cuadro y cada vez descubres más cosas, no ves una imagen explícita de la mujer, el niño, el guerrero o el caballo pero están ahí. Me pareció genial».

Escuchándola se entiende el empeño por reproducir el cuadro. «Cuando vi el Guernica de verdad dije, esto lo tienen que conocer en mi pueblo: esos abuelos que nunca van a salir de Torregamones tienen que saber que existe esta obra tan genial».

Pensó en escenarios posibles, adecuados, un lugar por donde pasara gente y al final optó por una rudimentaria pared de cemento de una nave ganadera en la calle Carrilisbuena por donde pasa el GR 14 y el camino hacia los chiviteros; un lugar de tránsito, no solo de vecinos del pueblo, también de senderistas y turistas que se acercan a conocer las rudimentarias construcciones ganaderas. Un lugar también no demasiado soleado «para que el deterioro sea menor; miré qué pinturas usar y cómo encajarlo todo para que resista el mayor tiempo posible» explica la joven sayaguesa llena de entusiasmo.

El desafío no era fácil. Un escenario agreste, con una pared «feísima y encima como no es plana tenía que jugar con la perspectiva; al ser una superficie curva se deforma un poquito». Pero, quién dijo miedo. Leticia elaboró el boceto, le dio vueltas porque «quedaba descuadrado», hasta que los trazos empezaron a tomar forma. La obra se va construyendo a ratos, en invierno menos porque el tiempo no acompaña, además Leticia estudia Bachillerato Artístico en Zamora y solo pinta lo fines de semana que va al pueblo. Allí no faltan curiosos que se acercan y preguntan cuándo verán terminado el Guernica. «A la gente le hace gracia verme allí, subida al andamio» cuenta. «Espero que esta primavera pueda avanzar más y tenerlo en verano. Me está gustando lo que voy viendo, pero también me está dando pena porque pienso, cuando lo termine qué voy a hacer».

Pero lo cierto es que por su cabeza bullen muchas ideas. Hija y nieta de ganaderos, para Leticia su pueblo, sus gentes, el campo, el ganado, los espacios, la etnografía o las construcciones pastoriles son totalmente inspiradoras. «Cuando era pequeña iban los veterinarios a hacer el saneamiento al ganado, les hacía un dibujo y se lo regalaba». Su activa participación en la semana cultural da fe de la genialidad que acompaña a esa estudiante de Bachillerato Artístico que echa de menos «más clases prácticas; la parte de historia me parece fascinante y me gusta muchísimo, pero yo quiero pintar más».

Cientos de dibujos y fotografías acreditan el talento de esta joven sayaguesa enamorada de su pueblo. Retratos a carboncillo, lápiz o acuarelas ha salido de las manos de Leticia, que por primera vez con su Guernica mezcla técnicas en una pared de cemento para obrar el milagro del arte.

2 comentarios:

  1. Todo lo k sea para la cultura salga de los museos me parece bien. Ole por la artista.

  2. Felicidades leticia por tus aptitudes y tu ilusion por aprender seguro que pronto veras cumplidos tus deseos
    Un saludo para tu abuelo Urbano que seguro que se acordara de mi cuando ibamos a la escuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *